Universidad
Politécnica de Madrid

Dos estudiantes de la ETSI de Navales UPM, premio mundial SNAME 2017

Se trata de un concurso que promueve la innovación en cualquier campo de la ingeniería naval: diseño, producción, energía de origen marino, industria petrolera, entre otros.

04.12.17

Jacobo Arévalo y Rafael d´Amore, estudiantes de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Navalesde la Universidad Politécnica de Madrid, han sido los ganadores  del premio “Graduate Paper Honor Prize” de SNAME 2017, un  concurso organizado por la Society of Naval Artitecs and Marine Engineers que reúne a profesionales del sector de la ingeniería naval.

Bajo el título “Towable TLP Solution for Offshore Wind”, los estudiantes de la UPM presentaron su idea basada en una de las conclusiones del proyecto final de una asignatura del Máster de Dinámica de Artefactos Oceánicos. Su proyecto, consiguió en 2016 el primer premio de la séptima edición de SNAME WES (Western Euroepan Section), con sede en Londres. En este año, 2017, han conseguido el premio SNAME, a nivel mundial.

El trabajo consiste en desarrollar un sistema que permita hacer estable una de las plataformas más habituales, la TLP (Tension Leg Platform) durante el transporte e instalación desde el puerto base hasta la ubicación en alta mar.

Esta plataforma basa su estabilidad en un cuerpo con exceso de flotabilidad que se mantiene anclado al fondo marino mediante unos tendones, los cuales mantienen el cuerpo de la plataforma sumergido por encima de su flotación de equilibrio, quedando el conjunto perfectamente estable, explica Rafael d´Amore.

Este tipo de plataformas presenta un menor desplazamiento (peso) y su construcción suele ser más barata. En cambio, frente a las plataformas semisumergibles y SPAR, su instalación resulta más costosa. El principal inconveniente durante las tareas de instalación es la imposibilidad de transportar flotando por sus propios medios la plataforma al no ser estable (ilustración 1), a diferencia de la plataforma semisumergible. La necesidad de contar con buques de apoyo tanto para el transporte de la plataforma como su izado en alta mar ha lastrado el desarrollo de la plataforma TLP frente las plataformas semisumergibles.

“Dispositivo Quijote y Sancho”

El objetivo de nuestro proyecto, indica d´Amore, “es desarrollar un sistema que permita hacer estable la plataforma TLP durante el transporte e instalación desde el puerto base hasta la ubicación en alta mar”. La idea consiste en un dispositivo que se acopla a la unidad flotante, que sube el centro de carena (B), incrementa la inercia en la flotación (Incrementa BM) y baja el centro de gravedad (G).

El dispositivo, bautizado como Quijote y Sancho en honor a la obra de Miguel de Cervantes y por tratarse de dos elementos, consiste en una gabarra de acero (Quijote) con un canal por donde se acopla a la torre eólica, y un lastre de hormigón armado (Sancho) que se apoya sobre los pontones de la TLP, y que se une a la gabarra mediante cables. De manera que la gabarra sube el centro de carena (B) e incrementa el radio metacéntrico (BM), y el lastre disminuye la altura del centro de gravedad (G), de manera que se obtiene como resultado que el centro de gravedad se encuentre por debajo del metacentro, y la unidad flotante sea ahora estable, como se muestra en la (ilustración 2).

proyecto

Reciclaje y ensamble

Además de permitir el transporte de la plataforma sin necesidad de un buque auxiliar, tan solo de remolcadores, el sistema también puede ser reutilizado para más de un aerogenerador, de manera que puede llegar a instalar un parque eólico completo con un solo dispositivo Quijote-Sancho.

Una vez finalizada la  vida útil de este dispositivo, puede ser reciclado (flotador y lastre), aunque el lastre puede dejarse en el fondo marino.

El sistema también permite montar el aerogenerador en puerto o en una zona de abrigo donde se acoplaría el sistema propuesto. Tras realizar el ensamblado de la turbina y plataforma, el conjunto es trasladado hasta el dique donde se pondrá a flote (1). Según desciende la plataforma, se inundan los tanques de lastre de la plataforma para permitir que se hunda y apoye sobre el fondo de forma estable (2). Una vez la plataforma se encuentra en posición se incorporan el sistema de flotador y lastre propuesto (3) y se fijan a la plataforma (4). Por último, se deslastran los tanques de la plataforma y se pone a flote todo el conjunto (5), quedando listo para su traslado (6), como se muestra en la Ilustración 3.

proyecto2