Universidad
Politécnica de Madrid

El catedrático de la UPM Francisco Millanes, premiado por la IABSE

La asociación internacional de ingeniería reconoce el valor del proyecto del viaducto sobre el río Ulla, en el eje atlántico de alta velocidad, por sus avances técnicos, su diseño e integración ambiental. El autor del proyecto es Francisco Millanes, catedrático de la ETSI Caminos, Canales y Puertos.


05.09.16

Más de 20.000 toneladas de acero y 1.620 metros de longitud. Son algunas de las cifras destacables del viaducto sobre el río Ulla, un proyecto  de Francisco Millanes, catedrático de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), , que  ha recibido el reconocimiento de  la International Association for Bridge and Structural Engineering (IABSE).

La asociación internacional de ingeniería ha distinguido este proyecto en la categoría de Finalist of the IABSE Outstanding Structure Award (Premio a la Mejor Estructura). El viaducto sobre el río Ulla había obtenido ya otros prestigiosos galardones a nivel  nacional, como el Premio San Telmo de Ingeniería, el Premio Construmat, el Premio de la Asociación Científico-Técnica del Hormigón Estructural (ACHE) y la Mención de Honor en el Premio Acueducto de Segovia otorgado por el Colegio de Ingenieros de Caminos.





Viaducto sobre el río Ulla.



Diseñado por este catedrático del Departamento de Mecánica de Medios Continuos y Teoría de Estructuras de la UPM, en colaboración con el también ingeniero y profesor asociado de la ETSI de Caminos, Canales y Puertos de la UPM Miguel Ortega Cornejo, el viaducto destaca, con sus 1.620 metros de longitud, por su geometría y diseño. La obra aúna tres procesos constructivos  diferentes en sus distintos tramos, por izado, empuje y voladizos sucesivos, y está perfectamente integrada en el paisaje de la desembocadura del río Ulla, entre los municipios de Catoira (Pontevedra) y Rianxo (A Coruña).

El jurado ha tenido también en cuenta el logro constructivo que suponen las luces de los tramos centrales del viaducto que, con 240 metros, que establecen un nuevo récord mundial  en su tipología al superar al puente de Nautenbach (Alemania),  cuyo vano central es de 208 metros de luz.
La obra ha sido construida por la UTE Dragados-Tecsa, con un proyecto del ADIF desarrollado por la UTE Ideam-Euroestudios, y la Asistencia Técnica a la dirección de las obras de Typsa e Ideam. El director de las obras ha sido el ingeniero de ADIF Rubén Estévez.

Para Francisco Millanes, el premio  supone un nuevo reconocimiento internacional “a la gran capacidad técnica de las ingenierías y constructoras españolas, que vuelve a confirmar la elevada especialización y gran competitividad que están demostrando en la forzada salida al mercado global como consecuencia de la gran crisis que asola  al sector de la obra pública desde 2008”.

El reto de proyectar y construir una obra “de esta envergadura” en un entorno de la belleza de la desembocadura del río Ulla a su paso por Catoira “era enorme” y, para Francisco Millanes, la aceptación y reconocimiento nacional e internacional del resultado obtenido es un motivo de “máxima satisfacción”.

“Solo puedo manifestar mi agradecimiento y reconocimiento a todos los que, desde la Administración, constructoras, subcontratistas, ingenierías, etcétera, han apoyado y hecho posible el enorme reto tecnológico que siempre supone construir una obra récord mundial. Hacerlo en una época de crisis  como la que vivimos constituye, sin duda, otro récord mundial, más difícil que el puramente técnico”, añade.