Universidad
Politécnica de Madrid

Hernan Ruíz

RUIZ, Hernan, el Joven

Libro de arquitectura. –[manuscrito]. - [156-?]

141 h. : il. ; Fol

(E.T.S. Arquitectura. Biblioteca. Sign.: Raros 39)

 

Hernán Ruiz fue uno de los arquitectos más significativos del círculo andaluz de la arquitectura renacentista española. Perteneciente a una familia de canteros cordobeses se formó con su padre en el arte de construir. En 1556 fue nombrado Maestro Mayor de la catedral de Sevilla donde realizó la reforma del remate final de la Giralda, consistente en añadir sobre el cuerpo musulmán de la torre otro cuerpo de campanas y varios templetes superpuestos de tamaño decreciente, de estilo manierista.

En este libro Hernán Ruiz plasmó cuantas disciplinas podía conocer el arquitecto de su tiempo a través de los textos teóricos y de la tratadística.

A lo largo de sus 152 folios ofrece en un primer apartado la traducción del libro I de Vitruvio para pasar a continuación a diseñar varios dibujos dedicados a la geometría basada en Euclides y en la tradición del oficio; continua después con varios estudios sobre relojes de sol. A continuación dedica otra serie de dibujos al tema del transferente, consistente en reducir figuras grandes en pequeñas. También estudia la perspectiva, en la que copia a Serlio al igual que cuando estudia los órdenes arquitectónicos y sus proporciones. Otra serie de láminas están dedicadas a la estereotomía, aportando soluciones gráficas a problemas del corte de piedras. Pero la parte más original e importante es la colección de trazas referentes a iglesias de plantas de cruz griega o latina, con especial mención a las referidas a la iglesia del Hospital de la Sangre de Sevilla, obra de la que también fue autor. Continúa el manuscrito con otras trazas de diferentes tipos de portadas e ilustraciones varias como por ejemplo el dibujo de una reja renacentista o varios bocetos de anatomía.

Todo lo anteriormente expuesto hace de este tratado un documento necesario no sólo para el estudio de la obra de este arquitecto, sino también para el estudio de la arquitectura española renacentista. De su interés ya habla D. Manuel Gómez Moreno en su obra “El libro español de arquitectura”.

El manuscrito, escrito en tinta sepia sobre papel, y encuadernado en pergamino, carece de portada presentando el título del mismo al principio de la obra. La inclusión de las trazas del Hospital de la Sangre lleva a datarlo hacia 1560.

Para terminar, solo dos líneas finales para destacar el estudio y divulgación de que ha sido objeto el libro, como lo demuestran las sucesivas exposiciones en las que ha sido solicitado y en los distintos estudios de los que ha sido objeto por parte de diferentes investigadores.