Universidad
Politécnica de Madrid

“Nuestra innovación permite identificar el tumor en tiempo real, detectando dónde está el tejido canceroso"

Conoce en esta entrevista a los investigadores de HYPER EYE, que obtuvieron el primer premio del UPM_innovatech 2T Challenge 2019.

16.07.19

Los tumores cerebrales son la causa de entre un 2 y un 3% de muertes en todo el mundo. Actualmente, la solución existente es la resonancia magnética intraoperatoria (iMRI), pero aumenta la duración de la operación más de 50 minutos, con el consiguiente incremento de los riesgos asociados.

Frente a dicha solución nace HYPER EYE, un sistema de visualización no invasivo que permite delimitar con precisión los tumores cerebrales durante la cirugía, reduciendo el margen de seguridad a extirpar, mejorando como resultado la calidad de vida del paciente.

Tras participar en la tercera edición del UPM_innovatech 2T Challenge, consiguieron alzarse con el Primer Premio (10.000 €), y aquí nos cuentan su evolución desde entonces y qué supuso su paso por la convocatoria.

Pregunta.- ¿Qué innovación aporta Hyper Eye y que ventajas presenta frente a otras soluciones del mercado?

Respuesta.- Nuestra innovación básica es identificar el tumor en tiempo real, mientras el cirujano opera, detectando dónde está el tejido canceroso y dónde el sano. Con ventajas tanto económicas como de eficiencia.

Económicas porque reduce drásticamente el precio del producto, pasando de los 2 millones de euros de la resonancia magnética intraoperatoria, su semejante en mercado, a los 250.000 € de Hyper Eye. Y en cuanto a prestaciones, la resonancia ofrece intervalos de 15-20 minutos, que en nuestro caso se reduce a segundos.

P.- ¿Qué destacaríais de vuestro paso por el UPM_innovatech 2T Challenge?

R.- Entre otras cosas, la oportunidad de haber podido entrar en contacto con otras tecnologías y grupos de investigación de la UPM.

También nos ha permitido cambiar la perspectiva como investigadores, muy centrada en cómo mejorar la tecnología continuamente. Ahora pensamos en cómo llevarla al mercado. Y en ese sentido ha sido fundamental la parte formativa, donde hemos aprendido cosas muy valiosas, aplicables desde ya, que nos han permitido salir del detalle y centrarnos en el mensaje nuclear.

Sin por último olvidar la labor del propio programa, ayudando a que ocurran cosas, y como elemento dinamizador que permite crear redes a las que de otro modo no llegaríamos. Hay que imaginar el día a día de un investigador, metido en mil cosas, te dan las 9 de la noche… Y ese pequeño empujón de que alguien te diga: “lo que estáis haciendo merece la pena”, te da fuerzas para lanzarte a hacerlo.

"Investigar es muy duro. Y que alguien que no te conoce te reconozca el trabajo, es un empuje muy fuerte a nivel anímico y de motivación"


P.- ¿Cómo creéis que ha podido ayudar al proyecto el premio alcanzado en la convocatoria?

R.- En nuestro caso nos ha permitido hacer una propuesta a la Comunidad de Madrid, que además hemos conseguido. Es un cambio radical ya que te permite pasar de ir vivir al día, a contar con 3 o 4 años en los que seguir evolucionando la idea. Porque ideas tenemos, pero nos faltaba ese recurso económico y de medios humanos para empujarla.

Y hay otro premio adicional. Ya que esta profesión a veces es frustrante; investigar es muy duro. Trabajas muchas horas, avanzas… pero los proyectos no siempre salen. Y que alguien que no te conoce te reconozca el trabajo, y eso te permita lanzar un proyecto, es un empuje muy fuerte a nivel anímico y de motivación. Es importante porque la dinámica social y personal influye mucho en tu trabajo.

Nos ha ayudado a cambiar la dinámica. Antes no teníamos contacto con hospitales, y además del acuerdo que lanzamos con el Hospital 12 de octubre, esto nos ha permitido seguir buscando contacto con otros, expandiéndonos en Madrid.

P.- ¿Os habíais planteado la comercialización?, ¿qué valor pueden tener este tipo de convocatorias para los investigadores?

R.- Esta iniciativa consigue mostrar al investigador que el objetivo de un desarrollo de ingeniería o investigación va más allá del producto en sí mismo, y también tiene que ver con que sea útil para alguien y que ese alguien esté dispuesto a pagar por ello. En este sentido, a veces tienes que empezar a mostrar el producto antes de que esté terminado al 100%. Porque te va a permitir saber si la gente va a estar en la puerta haciendo cola, o si no le va a interesar.

Por último, queremos destacar el valor del vídeo, que nos está ayudando mucho. Si quieres contactar con alguien tienes que preparar documentación, que a veces es muy árida, llevar el póster… El vídeo te permite sintetizar en 2 minutos el proyecto y que se entienda a la perfección. Ya que por mucha habilidad que tengas, y a pesar de la formación recibida, en dos minutos no vas a poder contar todo lo que en él se recoge. Hay profesionales que se dedican a ello y que tienen los conocimientos y habilidades para hacerlo. Y desde el entorno de un grupo de investigación sería muy complicado, ya que no tienes las técnicas, medios, ni la experiencia, para ser capaz de hacer una producción de ese nivel.

P:- Por último y como investigadores de la UPM, ¿cómo veis que las universidades lancen este tipo de iniciativas para conectar investigación y mercado?

R.- Un punto clave de este tipo de iniciativas es que con ellas se consigue que los que ahora son estudiantes estén creciendo en este nuevo entorno. Y a ellos por ejemplo les llega mejor el vídeo.

Así pueden ver que alguien que acabó la carrera hace tan solo 5 años está lanzando una start-up, que hay impresas muy interesantes que salieron de la universidad en la que ellos mismos se están formando… A veces es complicado romper las dinámicas de los grupos de investigación que llevan ya muchos años trabajando, pero esa formación complementaria que se está dando a los nuevos estudiantes es muy positiva y ayuda a lograrlo.

Fuente: CAIT-UPM
Más información