Universidad
Politécnica de Madrid

Controlar la hipertensión gestacional con el ejercicio físico

Investigadores de la UPM y de la Universidad de Western Ontario demuestran que realizar ejercicio físico de forma moderada y supervisada durante todo el embarazo puede prevenir la hipertensión gestacional de la madre y el peso excesivo del recién nacido.


15.02.16

Un equipo de científicos de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y de la Universidad del Oeste de Ontario (Canadá) ha desarrollado un ensayo clínico aleatorizado con mujeres gestantes sanas en tres hospitales públicos del área de Madrid para determinar la influencia del ejercicio físico en la prevención de anomalías durante el embarazo y en el resultado fetal. El estudio, dirigido por Rubén Barakat, profesor de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF) de la UPM, ha sido publicado en la revista American Journal Obstetrics & Gynecology.

La prevalencia de embarazos con algún tipo de hipertensión puede alcanzar hasta el 10%. A pesar de que los riesgos asociados pueden variar dependiendo del grado de hipertensión, esta sigue siendo la principal causa de morbilidad y mortalidad materna, fetal y neonatal. La llamada hipertensión gestacional es definida como la elevada tensión arterial detectada después de la semana 20 de embarazo en aquellas mujeres normo-tensas previamente. Estas mujeres tienen una elevada posibilidad de desarrollar preeclampsia, una de las complicaciones más graves para una gestante en la parte final del embarazo. A su vez, la preeclampsia puede o no derivar en eclampsia, lo que pone a la mujer gestante y a su feto en una situación de gravedad extrema.



Mujeres embarazadas realizando el programa de ejercicio en sala. / Rubén Barakat.

 

Aunque se desconoce el origen de la hipertensión gestacional, existen muchas teorías que sugieren que los procesos fisiopatológicos que conducen a esta y a la preeclampsia comienzan al principio del proceso mismo del embarazo, a pesar de que los síntomas maternos no aparecen hasta mediados o finales de la gestación. De los factores que predisponen a una embarazada a la hipertensión, los más importantes son la obesidad pregestacional, la excesiva ganancia de peso durante el embarazo y la diabetes gestacional. En este sentido, numerosas evidencias científicas asocian estos tres factores con otro resultado fetal adverso: la macrosomía, es decir, un recién nacido con un peso por encima del normal.

Entre los elementos preventivos al alcance de la mujer embarazada, el ejercicio físico aparece como uno de los más atractivos, ya que es de fácil acceso y, lo que es más importante, sin otro tipo efectos perjudiciales para el bienestar materno fetal, como demuestran numerosas investigaciones.

El estudio incluyó un total de 765 gestantes sanas. De ellas, 382 formaron parte del grupo control, mientras que 383 desarrollaron un programa de ejercicio físico diseñado y desarrollado por profesionales del INEF, con una frecuencia de tres sesiones semanales durante todo su embarazo. Los resultados mostraron que las mujeres que permanecieron en el grupo de control (no ejercicio) tuvieron 3 veces más posibilidades de desarrollar una hipertensión gestacional que las que formaron parte del grupo de ejercicio. Asimismo, tuvieron 2,5 veces más posibilidades de dar a luz recién nacidos con un elevado peso (macrosomía). Según los investigadores, un factor de particular importancia puede haber sido responsable en gran parte de los resultados obtenidos: las mujeres del grupo de control fueron 1,5 veces más propensas a ganar excesivo peso durante su embarazo que las del grupo de ejercicio.



Mujeres embarazadas realizando el programa de ejercicio en piscina. / Rubén Barakat.

 

En opinión del profesor Barakat, “estos resultados no hacen otra cosa que confirmar el inmenso potencial del ejercicio físico como un privilegiado elemento preventivo de gran cantidad de anomalías propias de nuestros días, que en el caso del proceso de embarazo pueden determinar en gran medida la salud de las futuras poblaciones”.

El equipo de investigación del INEF trabaja desde hace más de 15 años en colaboración con los Servicios de Ginecología y Obstetricia de diversos hospitales universitarios de la Comunidad de Madrid (Torrejón, Puerta de Hierro, Severo Ochoa de Leganés) estudiando los efectos del ejercicio físico durante el proceso de embarazo en las respuestas maternas, fetales, del recién nacido e incluso del infante en sus primeros años. Actualmente, llevan a cabo un nuevo e interesante ensayo clínico en colaboración con la Universidad de Flores (Argentina) y la Universidad del Oeste de Ontario, estudiando los efectos del ejercicio en la placenta materna.



BARAKAT R, PELAEZ M, CORDERO Y, PERALES M, LOPEZ C, COTERON J, MOTTOLA MF. “Exercise during pregnancy protects against hypertension and macrosomia: randomized clinical trial”. American Journal Obstetrics & Gynecology. 2015 Dec 15. pii: S0002-9378(15)02479-5. doi: 10.1016/j.ajog.2015.11.039.