Universidad
Politécnica de Madrid

Egresados UPM, ingenieros multidisplinares demandados en EEUU

Alejandro Fernández y Francisco Muñoz, titulados del Máster Universitario en Ingeniería Aeronáutica por la UPM, trabajan en Argonne National Laboratory (Chicago) en proyectos de impacto en la industria del automóvil.

30.11.18

Alejandro y Francisco comenzaron sus carreras universitarias en lugares distintos, pero sus caminos confluyeron en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio (ETSIAE) en las aulas del Máster Universitario en Ingeniería Aeronáutica (MUIA) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

Los estudiantes de MUIA pueden optar a programas de movilidad, entre los que se incluye la modalidad de Doble Diploma, por el cual, el alumno cursa una parte de sus estudios en la UPM y la otra en una de las universidades extranjeras con las que tiene firmado un acuerdo en aras de ofrecer a sus alumnos una carrera internacional con una formación más completa para su futuro laboral. Actualmente, la ETSIAE tiene convenios de Doble Diploma con una docena de universidades de reconocido prestigio en el ámbito de la ingeniería en Europa y Estados Unidos.

Alejandro y Francisco se decantaron por el Illinois Institute of Technology (IIT), en Chicago (EEUU) donde estuvieron el curso pasado 2017/2018, realizando el Máster en Ingeniería Mecánica y Aeroespacial. Y su experiencia ha sido tan positiva que ahora se quedarán al menos un año más en EEUU para iniciar allí su trayectoria profesional.

La oportunidad les ha llegado de la mano de Argonne National Laboratory, un centro de investigación e innovación en campos como la física de alta energía, la ciencia de los materiales, la biología o la informática avanzada. Con sendos contratos de investigación, llevan ya medio año trabajando en proyectos que pueden suponer un gran impacto en el sector del automóvil, en aspectos relacionados con los vehículos autónomos, la eficiencia energética, los coches eléctricos, etc.

“Investigar en proyectos aeroespaciales en EEUU es complejo, porque los puestos para ingenieros aeroespaciales están, en su mayoría, reservados para nacionales o residentes en EEUU”, reconocen los egresados de la UPM, “pero es la multidisciplinariedad de nuestros estudios y la versatilidad de nuestra formación con una sólida base en matemáticas, física y programación que adquirimos en la ETSIAE lo que nos hace ser tan valorados aquí y desempeñar trabajos en otros ámbitos de la ingeniería como es el caso de la industria automovilística”.

En esta entrevista, explican cómo es su trabajo en Argonne National Laboratory y cómo la formación adquirida en la ETSIAE ha sido fundamental para desempeñar ahora su trabajo investigando acerca de cómo nos desplazaremos en el futuro, de qué es lo que se podrá lograr técnicamente y dónde están los límites de una tecnología en constante desarrollo, de cómo afectan nuestros desplazamientos al medio ambiente, de qué se espera a nivel de seguridad en vehículos sin conductor, en definitiva, del futuro de la movilidad urbana y por carretera.

Pregunta: ¿Por qué elegisteis realizar una Doble Titulación con el Illinois Institute of Technology?

Alejandro: Elegí estudiar en el Illinois Institute of Technology por dos motivos, principalmente. En primer lugar, me permitía salir de Europa para estudiar en un entorno universitario muy distinto al que estamos acostumbrados. En EEUU el trabajo diario es mucho más importante, y todo está mucho más enfocado a la resolución de proyectos, mientras que el examen no es más que un mero trámite. En segundo lugar, es muy atractivo para nosotros tener la oportunidad de venir a EEUU para adquirir algo de experiencia laboral en un país donde los ingenieros tienen muy buenas oportunidades.

Francisco: La principal razón fue la de conocer Estados Unidos viviendo y trabajando aquí una temporada, la experiencia laboral que se podría extraer, aprender un enfoque diferente a la hora de resolver problemas y por supuesto, poder perfeccionar definitivamente el inglés siempre fueron atractivos que este país tenía. Durante mi primer año de máster en la UPM, el Illinois Institute of Technology fue uno de los destinos ofertados por la subdirección de Relaciones Exteriores destacando la posibilidad de continuar trabajando en Estados Unidos una vez completado el máster, lo cual resultó decisivo a la hora de elegirlo como destino. Digamos que vi en esta oportunidad mi billete de entrada para poder trabajar aquí.

P: ¿Cuál es vuestro trabajo en el Argonne National Laboratory?

A: Actualmente me encuentro involucrado en dos proyectos en Argonne: en el primero tratamos de medir experimentalmente en la carretera la reducción de resistencia aerodinámica en formaciones de pelotón para varios tipos de coches, lo que conlleva una mejora del consumo de combustible. En el segundo, estamos desarrollando un código para cuantificar el impacto que los coches eléctricos van a tener en la red eléctrica americana y ver cómo podemos mejorarlo a partir de estos modelos.

F: Ahora mismo estoy trabajando en dos proyectos. El primero se basa en el análisis de datos recogidos por diferentes modelos de coches en carretera; estos recorridos se realizan con distintos sistemas de conducción autónoma como el ACC y medimos el efecto que estos tienen en la actuación global del coche. El segundo se basa en el desarrollo de una aplicación móvil de navegación GPS con el interés nuevamente de recoger y analizar datos en ruta, para ofrecer al usuario la posibilidad de elegir entre diferentes rutas con el objetivo de saber cuáles son sus preferencias en base a la situación particular de cada viaje; dichas particularidades se extraen de una encuesta incluida igualmente en la aplicación. La idea es lograr perfeccionar en un futuro la elección de ruta que hagan los sistemas autónomos de nuestros vehículos.

P: ¿Cómo están valorados los ingenieros aeronáuticos fuera de España?

A: Los ingenieros españoles, especialmente los aeronáuticos de la ETSIAE, somos considerados en EEUU como solucionadores de problemas profesionales. Es impresionante ver cómo nos tienen en cuenta a la hora de resolver cualquier tipo de problema técnico. Además, como estamos acostumbrados a trabajar bajo una altísima presión, no nos asusta cumplir con las exigencias de perfección que se requieren en algunos trabajos.

F: En general, la opinión que se tiene del ingeniero español es muy buena, el perfil medio es el de un gran trabajador capaz de resolver problemas en ámbitos muy dispares. El principal inconveniente que tenemos los ingenieros aeronáuticos en EEUU es que muchas de las empresas del sector tienen proyectos de carácter militar, por lo que acceder a un puesto de ingeniero aeronáutico aquí es bastante complicado para nosotros, porque se requiere la nacionalidad americana. Sin embargo, la multidisciplinariedad de nuestros estudios nos permite reinventar nuestra carrera y poder desempeñar un gran trabajo en otros sectores de la ingeniería.

P: ¿Qué es lo que más os ha servido profesionalmente de lo que aprendisteis en la UPM?

A: Lo que más me ha servido profesionalmente en EEUU hasta la fecha es la multidisciplinariedad de nuestro plan de estudios. Adquirir en los primeros cursos de la carrera una base sólida en matemáticas, física, programación, y multitud de campos de la ingeniería, nos permite destacar mucho, ya que aquí la formación es mucho más especializada y, a veces, los ingenieros no son capaces de ver la solución a un problema porque está un poco alejada de su campo de especialización.

F: La UPM, y en particular la ETSIAE, nos ofrece la posibilidad de aprender en profundidad sobre diferentes ramas de la ingeniería, la base teórica que obtenemos nos enseña a analizar y resolver los diferentes problemas que se presentan en el día a día de un proyecto ingenieril, todo ello derivado de conocer bien la teoría detrás de cada fenómeno físico. Sin embargo, lo que más destacaría de lo aprendido en la UPM, es la filosofía de trabajo que se extrae de tu estancia allí, el aprender que con esfuerzo y sacrificio hay pocas cosas que no seamos capaces de conseguir; las perspectivas de futuro se hacían muy duras cuando a principio de semestre te enseñaban el calendario de exámenes y el temario que ibas a tener que desarrollar, sin embargo, después de haber salido airoso de aquellos meses aprendes a organizarte bien el tiempo y a ser disciplinado cuando la situación lo requiere, un proceso que aprendemos internamente, que para mí, es, sin duda, la herencia más importante de mis años de universidad.

P: ¿Por qué recomendaríais estudiar en la UPM?

A: Recomendaría la UPM por muchísimas razones. Aunque si tuviera que quedarme solo con una, apostaría por la excelencia que se busca en la formación. Estudiar en la UPM es una experiencia magnífica que cambia tu manera de enfrentarte a los problemas haciéndolo de forma creativa como ninguna otra universidad en el mundo.

F: Principalmente la disciplina y el carácter más analítico con el que finalizas tu formación son valores que te acompañarán incluso cuando los conceptos teóricos aprendidos empiecen a quedar algo más difusos por el paso del tiempo. La otra gran ventaja que ofrece esta universidad es la cantidad de convenios internacionales con otras universidades, permitiendo de esta forma obtener esa formación de carácter multicultural tan importante hoy en día.