Universidad
Politécnica de Madrid

La UPM y Japón, una relación consolidada y con gran potencial para el futuro

Coincidiendo con los 150 años de relaciones diplomáticas entre España y Japón la UPM celebra una jornada para dar a conocer los convenios existentes entre la universidad madrileña y los centros del país asiático y las posibilidades que ofrecen a estudiantes, docentes e investigadores.

12.07.2018

La internacionalización de la docencia, la investigación y de los miembros de la comunidad universitaria es uno de los objetivos prioritarios de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). Esto se traduce en sus relaciones internacionales, entre otras con Japón, un país con el que esta universidad mantiene relaciones de manera continuada desde hace 25 años y que ofrece grandes posibilidades para estudiantes, docentes e investigadores.

Por ese motivo, y en el marco de la celebración de los 150 años de relaciones diplomáticas entre España y Japón, la UPM ha acogido una jornada en la que profesores de la UPM y del Tokyo Institute of Technology y representantes de empresas de ambos países han destacado tiene gran experiencia de la UPM en los ámbitos de movilidad estudiantil, oferta docente compartida y líneas conjuntas de investigación, que hace que su relación con las mejores universidades japonesas esté muy consolidada.

“La internacionalización de nuestros estudiantes y docentes siempre ha sido una de nuestras prioridades”, ha subrayado Guillermo Cisneros, rector de la UPM, que ha añadido que “la UPM, la primera universidad de habla hispana en ingeniería y tecnología, ofrece grandes posibilidades a los estudiantes e investigadores japoneses de cara a su formación y su posterior futuro profesional”.
Por su parte, José Miguel Atienza, vicerrector de Estrategia Académica e Internacionalización de la UPM, ha recordado el primer acuerdo firmado en 1993 entre la Universidad de Tokyo y la UPM.  Desde entonces han sido muchos los convenios que se han sucedido entre la UPM y varios centros japoneses, con el objetivo de “establecer relaciones tanto de investigación como de docencia con las mejores universidades tecnológicas y que estas relaciones prosperasen en el largo plazo”, ha dicho.

Una visión diferente

El acto ha contado también con la presencia de Naoto Ohtake, profesor del Tokyo Institute of Technology que ha subrayado los beneficios que para los estudiantes japoneses tiene salir al extranjero.

“La cultura japonesa es muy diferente a la europea y para ellos es una oportunidad muy buena para entender cómo se vive en países diferentes al nuestro”. En este sentido, ha destacado también el hecho de que muchos estudiantes japoneses, aún no ven la necesidad de salir al extranjero, “puesto que sienten que sus perspectivas de futuro profesional son óptimas en su país”. Pero, ha añadido, los que finalmente lo hacen, “vuelven con un cambio de mentalidad muy importante que les hace tener una visión más amplia de su futuro profesional”.

Por su parte, Manuel Sierra, director de Cooperación de la UPM, ha destacado la importancia de los programas de movilidad de alumnos, gracias a los cuales 81 estudiantes de la UPM han disfrutado de estancias en universidades japonesas y 15 alumnos japoneses han podido estudiar en la UPM, desde el curso 2011-2012.

“Estudiar fuera es algo que proporciona a los estudiantes una visión muy diferente de la vida académica. Yo mismo tuve la posibilidad de disfrutar de una estancia en Tokyo Tech siendo estudiante y conocí una forma diferente de trabajar que luego he practicado con mis alumnos. Se trabaja muy duro, pero también había un gran número de actividades sociales que hacían que se crease un lazo entre estudiantes y también con los profesores. Creo que este tipo de experiencias son muy enriquecedoras en ambos sentidos”, ha explicado.

Un mercado abierto a los nuevos ingenieros

Por su parte, Juan Manuel Muñoz Guijosa, coorganizador del acto, ha destacado las oportunidades que el mercado laboral japonés, cada vez más envejecido, tiene para los futuros ingenieros y para las empresas españolas. “Japón  tiene un serio problema de población que hace que, en unas décadas vaya a necesitar ingenieros, investigadores y empresarios extranjeros, lo que supone una oportunidad muy clara para nuestros estudiantes, ya que contamos con relaciones muy asentadas con sus universidades.